Día 5: Gobernantes y Autoridades del País.

«Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya puesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Por tanto el que se rebela contra la autoridad, se rebela contra lo que Dios ha instituido. Por eso mismo pagan ustedes impuestos, pues las autoridades están al servicio de Dios, dedicadas a gobernar.»

Romanos 13: 1,2,6

Muchos de nosotros hemos establecido nuestros propios conceptos y opiniones acerca de las autoridades que nos gobiernan, basados en las experiencias que hemos vivido.

Por lo que, de manera muy natural y rápida, vamos expresando nuestras críticas y desacuerdos con respecto a sus acciones y decisiones. Como si estás autoridades y gobernantes hubieran llegado a esta posición a la loca o por un error cósmico.
Parece que no hemos caído en cuenta que estamos rodeados de autoridades desde nuestra llegada a este mundo: nuestros padres en casa, maestros en el colegio, jefes en el trabajo, los semáforos en las calles, las señales que nos indican que podemos y no podemos hacer, la policía que nos cuida, los alcaldes, los gobernadores, los congresistas, el presidente y más.

Cada una de estas personas, representa la autoridad delegada por Dios, para enseñarnos y pulirnos en un principio divino que Jesús mismo con su vida nos modelo: LA OBEDIENCIA.

Cuando obedecemos a las autoridades, estamos obedeciendo y respetando a Dios; si las desobedecemos, nos estamos rebelamos contra Dios mismo.
Esta actitud trae como consecuencia, que perdamos la autoridad con la que Dios nos ha investido.

Cómo hijos de Dios somos llamados a obedecer y respetar a las, autoridades por pequeñas que estas sean y ha orar por ellas; al fin y al cabo el gobierna sobre ellas. Cuando aprendemos a reconocer el poder y la autoridad de Dios, y en quienes la ha delegado, inmediatamente El permite que su autoridad sea reconocida en nosotros y que sus bendiciones lleguen a nuestras vidas.

Preguntas para reflexionar:

  • Honestamente, ¿Cómo manejas tu relación con tus autoridades?
  • ¿Qué significa para ti una luz  en el semáforo: algo que puedes violentar y pasar por alto o lo consideras una autoridad que debes obedecer?
  • ¿Qué crees que sucede contigo espiritualmente cuando expresas críticas, juicios y cuestionamientos acerca de tus autoridades?
  • ¿Cómo reaccionas ante la autoridad de la palabra de Dios?